IKB # International Klein Blue # Fanlisting

Acerca del Azul Klein Internacional (IKB)

Yves Klein nunca fue un artista de la talla de Turner, Rembrandt o Ticiano, pero es recordado por una cosa: el pigmento Azul Klein Internacional (International Klein Blue), que utilizó para una serie de pinturas monocromáticas en los años 50 del siglo XX.

No se le hace justicia a este color en una reproducción, tiene que verse en vivo para apreciar cuán embelesador y lustroso es. Klein creía que un solo color era suficiente para expresar todo lo que quería decir, sin la distracción de la línea y la forma. En 1954 afirmó:

"Creo que en el futuro la gente empezará a pintar dibujos en un solo color, y nada más que color".

Y eso fue precisamente lo que hizo.

El azul de Klein no es otro que el ultramarino; es decir, la versión sintética del ultramarino ideado en el siglo XIX. Pero el ultramarino nunca había tenido este aspecto antes, al menos sobre lienzo.

Klein advirtió que los pigmentos tendían siempre a parecer más ricos y espectaculares en forma de polvo seco que mezclados con aglomerante, y quiso encontrar un modo de captar esta apariencia en una pintura. En 1955 halló su respuesta: una nueva resina fijante sintética denominada Rhodopas M60A, que podía diluirse para actuar como aglomerante sin alterar la fuerza cromática del pigmento. Esto daba a la superficie pintada una textura mate y aterciopelada.

Klein actuó en colaboración con un fabricante de productos químicos parisino y proveedor de materiales para artistas llamado Edouard Adam con el fin de desarrollar una receta para aglomerar el ultramarino en la resina mezclándolo con otros productos químicos orgánicos. Para proteger este maravilloso nuevo pigmento de los malos usos que pudieran comprometer la pureza de su idea, lo patentó en 1960.

Fuente: Philip Ball; Bright Earth: The Invention of Colour, Londres, Penguin, 2001

Patente IKB nº 63471




Yves Klein